-  En Madrid es 28/nov/2021 - 01:24

Síguenos en

EDITORIAL

En los últimos veinticinco años se han producido una serie de cambios que podemos calificar como revolucionarios, especialmente la aparición de los ordenadores personales y, más recientemente, el desarrollo de Internet. Tanto las tecnologías de la información como las telecomunicaciones han permeabilizado la actividad de ciudadanos y empresas hasta convertirlas en los catalizadores que han facilitado la transformación de la sociedad post-industrial o de servicios en la sociedad de la información o del conocimiento.

Asimismo, se han producido continuos avances como el aumento exponencial de la capacidad de cálculo y almacenamiento en los ordenadores o el desarrollo de sistemas operativos y programas de base que facilitan su programación y aumento, también exponencial, de la velocidad de transmisión y estandarización de los protocolos de comunicaciones. El último fenómeno es el de la convergencia entre estas dos tecnologías donde la informática ha impregnado las telecomunicaciones y hoy día una central de conmutación se parece más a un ordenador que a una central convencional, y los sistemas de control y gestión de las redes son complejas aplicaciones informáticas que permiten la operación centralizada de extensas redes de telecomunicaciones. Igualmente, no existe prácticamente aplicación informática que no tenga en su diseño un componente de telecomunicaciones: de las iniciales aplicaciones de teleproceso hemos pasado a complejas aplicaciones de gestión de flotas, teletrabajo, etc., en las que el componente de telecomunicaciones es tan importante o más que la propia aplicación informática.

La Asociación de Usuarios Empresariales de Telecomunicaciones nace en el año 1987 con la clara vocación de impulsar el uso de los servicios avanzados de telecomunicaciones y de facilitar las relaciones entre las empresas y el operador único. La coincidencia de sus orígenes con la publicación por la Comisión Europea del Libro Blanco sobre la liberalización del sector de las telecomunicaciones ha hecho que la actividad de la asociación durante el periodo de 1987-1998 se haya centrado en el seguimiento y apoyo a esta transformación de un mercado en monopolio a uno liberalizado.

Nuestra pertenencia a organizaciones europeas (ECTUA) e internacionales (INTUG) nos ha permitido trasladar tanto a la administración española como a las autoridades comunitarias las inquietudes de los usuarios empresariales y creemos que nuestra aportación durante este periodo ha sido satisfactoria y que los logros alcanzados son apreciados por todos.

El periodo de 1998-2002 se ha caracterizado por la aplicación de las diferentes Directivas liberalizadoras de la Comisión y su traslación a las legislaciones de cada país. En los informes anuales de seguimiento producidos por la Comisión se ha apreciado cómo nuestro país se situaba a la cabeza de la liberalización formal, si bien los resultados para la competencia efectiva no se puedan considerar tan satisfactorios.

Por último, este año es el de la nueva regulación, con el paquete telecom aprobado por el Consejo y el Parlamento Europeo, y que actualmente está en trámite de transposición a través de la nueva Ley General de Telecomunicaciones, de próxima promulgación. Esta nueva Ley regula un mercado abierto, sujeto a las leyes generales de la competencia, y únicamente asume la necesidad de regulaciones específicas (ex ante) para algunos mercados de referencia en los que las Autoridades Nacionales de Regulación consideren que no existe competencia efectiva.

Se ha terminado pues el ciclo de liberalización del mercado y, por tanto, el foco de nuestra asociación debe dirigirse hacia nuevas funciones, sin perjuicio de seguir vigilantes a cuantas situaciones atenten contra el sistema de libre competencia. La situación de convergencia entre tecnologías de la información y telecomunicaciones expuesta anteriormente ha movido a la actual Junta Directiva a proponer la ampliación de los objetivos sociales para dar cabida no sólo a las telecomunicaciones sino también a las tecnologías de la información. Esta ampliación nos permitirá aumentar el número de socios y encontrar objetivos realistas que den servicio a nuestros asociados, entre ellos el de producir un informe de referencia sobre la demanda del que, hasta el momento, se carece. Todas estas ideas se plasmarán en la próxima Asamblea de la que esperamos resurja una nueva asociación con mas ímpetu y la misma voluntad de servicio que siempre nos ha presidido.

Contacto

Por favor, introduzca su nombre
Por favor, introduzca su nº de teléfono
Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico Su e-mail no parece válido
Por favor, introduzca el nombre de su empresa
Por favor, introduzca su mensaje

Dirección

Lagasca, 36 - 2ºG / 28001 / Madrid / España
+34 914 323 220
autelsi@autelsi.es
Lu-Vi: 09.00 - 18.00