La Autoridad Italiana de Protección de Datos ha impuesto una sanción de 3,2 millones de euros a una empresa por realizar llamadas telefónicas no deseadas para promorcionar sus servicios. Para ello, se utilizaron listas adquiridas a través de otras empresas y respecto de las cuales no se obtenía consentimiento.

Según la DPA, para llevar a cabo correctamente la actividad de telemarketing debería haber facilitado al usuario, al inicio de la llamada, la información correspondiente, explicando el origen de los datos y recabar el consentimiento. Solo después podría haber comunicado su propuesta comercial.

Puede consultar la resolución completa haciendo clic aquí.

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡Únete a nuestra lista de contactos y recibe las últimas noticias de Privacidad, Derechos digitales y Ciberseguridad!

¡Gracias! Hemos recibido su mail correctamente