La Sala Primera del Tribunal Supremo ha determinado que se vulnera el derecho al honor de una profesora ayudante por consentir la publicación fuera del canal legalmente establecido de un informe negativo sobre la reputación profesional de un docente. La publicación carecía de interés público y afectaba gravemente a la reputación profesional.

La Sala considera que no se vulnera el derecho a la intimidad, indicándose que pese a que la Agencia Española de Protección de Datos pudiera sancionar a la Universidad por vulneración de la normativa de protección de datos, no necesariamente por ello se ha de considerar vulnerado el derecho a la intimidad de la persona física. El derecho a la protección de datos y el derecho a la intimidad, no son lo mismo a estos efectos.

Este post proviene de esta fuente de noticias.

Suscribete a nuestraNewsletter

Únete a nuetsra lista de mailing y recibe las últimas noticias en privacidad y derechos digitales.

Gracias hemos recibido su mail correctamente