Recientemente se ha publicado la información de que Reino Unido va a reorganizar su legislación de protección de datos. No obstante, estas modificaciones no deberían separarse de los principios que inspira el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea. Aunque seguramente, el enfoque de la nueva normativa esté más orientada a favorecer los negocios.

Es previsible que la normativa británica prescinda de algunas cuestiones tales como el marcado de casillas para otorgar el consentimiento o el tratamiento de las cookies.

La normativa deberá atender el desafío internacional que supone el uso seguro de datos.

Acceso a la noticia

Suscribete a nuestraNewsletter

Únete a nuetsra lista de mailing y recibe las últimas noticias en privacidad y derechos digitales.

Gracias hemos recibido su mail correctamente